Historia

La historia de COMSA Corporación se remonta a 1891, año en el que José Miarnau Navás constituye una pequeña sociedad para la realización de trabajos ferroviarios. En sus primeros años, la compañía centra su actividad en los trabajos de vía y renovación de estaciones, ganándose en poco tiempo el reconocimiento de las principales compañías ferroviarias de la época.

En los años 30 la empresa traslada su sede de Reus a Barcelona y se transforma en sociedad anónima con el nombre de Hijos de José Miarnau Navás. Bajo el mando de la segunda generación familiar, expande su negocio por toda Cataluña.

 

Finalizada la Guerra Civil, la empresa participa en la reconstrucción del país y durante los años 40 diversifica su actividad hacia otras áreas de la ingeniería civil, como la construcción de carreteras, puentes o edificios.

 

El desarrollo industrial que vive Cataluña durante los siguientes años lleva a la compañía a participar en importantes proyectos como la remodelación de la calle Aragón o la ampliación del puerto de Barcelona.

 

A finales de los años 50 la tercera generación familiar toma el relevo y en 1964 la empresa pasa a denominarse Construcciones Miarnau. Esta etapa se caracteriza por la mecanización de los trabajos, especialmente ferroviarios, proceso que la compañía afronta con éxito incorporando maquinaria especializada.

 

En la década de los 60 y 70 consolida la diversificación de su negocio y comienza su expansión geográfica por toda España, primero en Madrid y Valencia y posteriormente en otras zonas. Coincidiendo con este crecimiento, la empresa pasa a denominarse COMSA.

 

En  los años posteriores COMSA continua apostando por la innovación tecnológica y en 1982 incorpora el Tren de Renovación Rápida de vía (TRR), único en España hasta la fecha y que supuso un salto cualitativo en los trabajos ferroviarios. En los 80 potencia su presencia en todo el país y a finales de la década comienza a ejecutar importantes proyectos de infraestructuras.

 

Así, participa en la construcción de la primera línea de alta velocidad española (Madrid-Sevilla), inaugurada en 1992 con motivo de la Exposición Universal. Paralelamente, ejecuta diversas obras relacionadas con los Juegos Olímpicos de Barcelona, entre las que destaca la construcción del Palau Sant Jordi.  

 

En los años 90 se produce la entrada progresiva de la cuarta generación a la vez que se inicia la internacionalización en países como Portugal, Argentina o Chile. Con el cambio de siglo, COMSA incrementa su presencia internacional, operando en una decena de países, y diversifica su negocio hacia actividades como el medio ambiente, el transporte por ferrocarril, las energías renovables o las concesiones.

La integración con la ingeniería EMTE en 2009 permite conformar uno de los principales grupos de infraestructuras e ingeniería de España. Actualmente, COMSA Corporación está presente en más de veinte países y cuenta con un amplio reconocimiento internacional, fruto de su centenaria experiencia en el desarrollo de infraestructuras, especialmente ferroviarias.